fbpx

El embarazo exige una atención especial a la hora de emplear cualquier sustancia, natural o no.
En aromaterapia, esta desaconsejado el uso de aceites esenciales durante los tres primeros meses de embarazo. A partir del cuarto mes, se pueden utilizar algunos como la lavanda o la naranja.

Es recomendable evitar los aceite esenciales que contengan:
– cetonas: cedro de atlas, salvia, perpetua, romero, alcanfor, menta piperita, eucalipto mentolado…(son potencialmente abortivas)
– propiedades uterotónicas: clavo, palmarrosa, tomillo geraniol…
– otros como: canela, anis, ajedrea, hisopo, orégano, cassia, mejorana…
En realidad existen pocos aceites esenciales recomendados durante el embarazo y la lactancia.
En estos casos, los pocos aceites esenciales que se pueden utilizar, siempre se emplearán diluidos en un aceite vegetal o en una base cosmética y su concentración será inferior al 1%.
Aptos (a partir del 4º mes): naranja, neroli, lavanda, mandarina, pomelo, limón, manzanilla… (recordar que lo mayoría de los cítricos son fotosensibles)
Los aceites vegetales de presión en frío y, los macerados, no están contraindicados y constituyen una buena fuente de nutrientes para la piel sometida a fuertes presiones. Existen mezclas fabulosas para prevenir la aparición de estrías y para reforzar el poder reparador de la piel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest